Verba volant, scrīpta mānent

25 mayo 2019

El águila y el halcón

Mi mujer de toda la vida me ha prohibido… Perdón, mi esposa me ha sugerido cariñosamente que no escriba sobre política ni políticos ni moros ni negros ni catalanes ni lesbianas ni gays ni maricones ni bisexuales ni transgéneras ni intersexualas… Una lástima porque esta fauna, ahora en veda, daba mucho de sí. Con tanto “ni”, la temática se me ha reducido lo suyo y tendré que explorar otros terrenos donde currarme nuevas entradas con el arado de la imaginación.

El Séptimo de Caballería del General Armstrong

Por ejemplo, los sioux, aquellos indios implacablemente perseguidos en el spaghetti western [1] por el Séptimo de Caballería [2] del general Armstrong. Esta gente, los sioux, parece que no eran partidarios del matrimonio, al menos en su forma clásica de mater monium. Así puede deducirse de esta vieja leyenda que les voy a referir ahora mismo.

Toro Bravo
Toro Bravo, el más valiente de los guerreros y Nube Azul, la más bonita de las mujeres de la tribu, llegaron hasta la tienda del hechicero para pedirle un conjuro, un hechizo o un talismán que les protegiera y les permitiera estar siempre juntos hasta la muerte, porque querían casarse.

El viejo chamán los miró y se emocionó al verlos tan jóvenes, tan enamorados y tan anhelantes, esperando su palabra.

—Por favor, ¿hay algo que podamos hacer? —preguntó la pareja.

Hay algo sí, pero es una tarea muy difícil —dijo el brujo—. Nube Azul, ¿ves aquella montaña al norte de nuestra aldea? Deberás subir sola y, sin más armas que tus manos y una red, cazar un halcón y traerlo aquí, con vida, el tercer día después de la luna llena.

—Y tú, Toro Bravo, —prosiguió el hechicero— deberás escalar la montaña del trueno. Cuando llegues a la cima encontrarás un águila enorme y, con tus manos y una red, deberás atraparla sin herirla y traerla ante mí, viva, el mismo día en que venga Nube Azul. Salgan ahora.

Los jóvenes se abrazaron con ternura y partieron decididos a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte y él hacia el sur.

El día establecido, los dos enamorados esperaban, frente a la tienda del brujo, con los morrales que contenían las aves solicitadas. El viejo les pidió que, con mucho cuidado, las sacaran de las bolsas. Eran, verdaderamente, dos hermosos ejemplares.

Nube azul, la más hermosa de la tribu
—Tomen ahora las aves y átenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero. Cuando las hayan anudado, déjenlas en el suelo.

El guerrero y la joven hicieron lo que el hechicero les pedía. El águila y el halcón intentaron levantar el vuelo, pero sólo consiguieron revolcarse por tierra malamente . Unos minutos después, irritadas por la imposibilidad de volar, las aves se acometieron a picotazos hasta quedar malheridas.

—Jamás olviden lo que han visto —continuó el chamán —. Son ustedes como un águila y un halcón: si se atan entre sí, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que, además, tarde o temprano, se lastimarán el uno al otro.

—Si quieren que el amor perdure, —concluyó el viejo— este es el conjuro: vuelen juntos, pero jamás atados.


[1] El spaghetti western o western europeo, es un subgénero particular del western que estuvo de moda entre  años 1960 y 1970.
[2] Las cargas del Séptimo de Caballería contra los indios, solían ir acompañadas, en los westerns europeos, por las vibrantes notas de la Obertura de la ópera Guillermo Tell. Sin embargo, su marcha militar oficial es la canción Garryowen, surgido en la ciudad irlandesa de Limerick a finales del siglo XVIII, cuando los jóvenes se reunían a beber.

6 comentarios:

Koe dijo...

Muy bonito e inspirador

Jesús Sánchez dijo...

Preciosa historia

Darío dijo...

Me encantó el cuento del Halcon y El aguila y la moraleja con el matrimonio. Saludos y gracias
Darío- Guatemala-

jb dijo...

Muy bonita historia ☺️

Gisela dijo...

Pues yo lo veo en otro sentido, vuelen juntos lo veo como el matrimonio, pero jamas atados lo veo como el espacio que debe tener cada cual en la pareja y la no dependencia....que bien llevado con respeto te permite vivir con amor

Darío Castillo dijo...

Como siempre, lectura interesante. Caperucita Roja adaptada a la realidad actual. El aguila y el halcón excelente comparación para la vida en pareja, volver a leerla me permite estar consciente de su vigencia.
Saludos y que la crisis de Coronavid 19 pase pronto y que la crisis sanitaria y económica pase pronto. Saludos