Verba volant, scrīpta mānent

30 mayo 2020

Cría cuervos

En una de sus fábulas, Esopo cuenta la historia de un cuervo sediento que se las ingenia para beber agua de una jarra medio vacía. Al no llegar con el pico, el animal llena el recipiente con piedras hasta que el nivel del líquido asciende y puede beber. Así, gracias a su ingenio y destreza, consigue saciar su sed. Moraleja: ¡Los cuervos son tremendamente inteligentes! 

Atrapando larvas con una herramienta
Los cuervos de Nueva Caledonia son las únicas aves –y uno de los pocos animales– que fabrican y utilizan herramientas, desde palitos hasta ramas finas que recortan para crear ganchos con los que atrapar larvas que anidan en la madera.

El cuervo americano es otro gran aprendiz social, y nunca olvida la cara de un enemigo: reconoce a quien lo ha molestado y pasa la información a terceros. Si el increpador vuelve por allí, una horda de pájaros negros le plantará cara. De igual manera, consideran una amenaza a los humanos que deambulan cerca de sus compañeros fallecidos. De hecho, se reúnen alrededor de los cadáveres, como si fueran forenses, para esclarecer y aprender sobre las causas de la muerte.

La impresionante Torre de Londres
La Torre de Londres es una de las edificaciones más imponentes de la capital inglesa y, si uno acude a la ciudad, no puede renunciar a esta visita, sea para disfrutar de las vistas del puente de Londres o para saludar a sus cuervos [1]. Y es que, según cuenta la leyenda [2], son ellos los que mantienen en pie la Torre y, en el momento en que desaparezcan, el edificio caerá, como metáfora de lo que ocurrirá con la monarquía británica: “If the ravens leave the Tower, the kingdom will fall…

Ante esta amenaza, no es de extrañar que estos córvidos sean cuidados con gran esmero y que los beefeaters los guardianes ceremoniales de la Torre— les recorten las plumas de vuelo de una de sus alas para que no puedan ausentarse demasiado, poniendo en peligro la monarquía. Además, se han convertido en un símbolo del país: los seis cuervos que habitan actualmente allí han sido bautizados como Munin, Branwen, Thor, Hugine, Baldrick y Gwyllum [3]

Beefeater con uno de los cuervos
Se realizan programas de reproducción en cautividad, y los cuervos disfrutan de una rutina de alimentación con todo tipo de manjares, donde no falta la carne y una pinta de cerveza diaria, para asegurarse de que estén contentos y no quieran abandonar los jardines de la Torre. Sus patas están anilladas con diferentes colores para poder identificarlos fácilmente. Alguno ha vivido hasta los 44 años, aunque su esperanza de vida en libertad suele rondar los 15 años como mucho.

Todas estas condiciones que rigen su mantenimiento están determinadas por un decreto real que firmó el rey Carlos II (1630-1685), dado el miedo que tenía el hombre a que, con su eventual desaparición, acabara cumpliéndose la profecía. No parece ser el único ya que, hace unos años, cuando se propagó la gripe aviar en el Reino Unido, los ejemplares que había en la Torre fueron vacunados para evitar que enfermaran.

Según los investigadores, los cuervos tienen el cerebro del tamaño de una nuez y el conocimiento causa-efecto parecido al de un niño de 5 años.

El escritor español Enrique Jardiel Poncela dice que "quien no se atreve a activar su inteligencia [siquiera al nivel de un cuervo], se hace político.” 

Seguro que tiene razón.


[1] Corvus corax. En algunos lugares los llaman “grajos”, una especie algo más pequeña, Corvus frugilegus, de pico blanquecino.
[2] Los cuervos de la Torre de Londres se inspiran en la leyenda de Bran el Bendito, cuyo tótem era el cuervo y cuya cabeza está enterrada en Londres mirando hacia Francia, como amuleto que impide las invasiones desde el continente.
[3] En realidad, ahora hay siete, uno más por si acaso.

Fuentes: National Geographic, Over London, Historic Royal Palaces y Sobre Inglaterra.

6 comentarios:

Guillermo dijo...

Recuerdo que mi último viaje a Londres, allá por el 2014, incluyó la visita a la Torre de Londres como una de las imprescindibles cuando se viaja a tan elegante ciudad. Además, no solo pude disfrutar del histórico castillo, sino que pude apreciar un impresionante manto de amapolas color rojo que rellenaban el foso.
Londres nunca decepciona.

Diego dijo...

Lo he leído en la calle. Una de las entradas más majicas que has hecho. :-)

Lourdes Ortega dijo...

Interesante y curioso relato.
Se puede decir que los cuervos viven a cuerpo de rey, como dice el refrán.
Un abrazo.

José Ignacio Fito dijo...

Como bien sabes Félix, según La Fontaine la inteligencia del cuervo es superada por los zorro. Cursiosamente otro animal emblemático en el Reino Unido.

Asungar dijo...

Qué maravilla esta reflexión... "Los Cuervos" cómo se apoyan, saben o intuyen que la unión hace la fuerza, miran con respeto a sus muertos para aprender y así cuidar de su supervivencia, viven como reyes en la torre de Londres y son tratados con respeto, gracias a sus cuidadores. Una bonita lección de vida.

Lau G. dijo...

Pues me parece que los han criado superpoblacinalmente ya, tanto que ni los chinos pueden con ellos. Aquí y en China.