12 marzo 2021

Decepciones

Una defensora de los derechos humanos que coopera con el ejército, un policía demasiado duro, un donante ¿desinteresado?… Un pequeño zoológico humano donde se muestra el lado oscuro de personas en las que nos gustaría poder confiar.

Manifestantes en las calles de la capital
En Birmania, sufriendo las consecuencias de un golpe de Estado, toda la atención está centrada en Aung San Suu Kyi, Premio Nobel de la Paz y lideresa histórica del movimiento por la democracia. Aunque sigue siendo popular, esta mujer dilapidó su credibilidad y autoridad moral al aliarse con los militares que gobernaron el país durante décadas y ser cómplice de genocidio durante la limpieza étnica de los musulmanes rohinyá.

Después de que los militares de Birmania derrocaron al gobierno civil y detuvieron a sus líderes, bloquearon el acceso a internet, suspendieron todos los vuelos y prohibieron los desplazamientos a la población. Aung San Suu Kyi fue detenida y podría volver a prisión.

Claro que importa
En Estados Unidos, el retrato que ha ido surgiendo del policía acusado de presionar su rodilla contra el cuello de un afroamericano, tan americano como el policía, es ahora el de un agente de la ley que, según diversos testimonios, recurría con frecuencia al uso de la fuerza excesiva sin que, al parecer, ninguno de sus superiores le llamara la atención por su inapropiado comportamiento.

En América Latina, los líderes políticos que, en buena medida, ascendieron al poder debido al hartazgo de los ciudadanos con la clase dominante tradicional —Bolsonaro en Brasil, López Obrador en México, Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua— han traicionado la confianza de su pueblo actuando con cinismo, prepotencia y falta de responsabilidad en muchas ocasiones y especialmente durante la crisis sanitaria.

Las goticas de Maduro

Como Bolsonaro y López Obrador, negacionistas recalcitrantes, o Maduro, presentando a sus fieles sus “goticas mágicas” para acabar con el coronavirus: “Made in Venezuela, de Venezuela para el alma, de Venezuela para el mundo", dijo. Nunca más se supo de las tales “goticas”.

Las mujeres que recurrieron a un popular músico holandés, para que les donara esperma, vivían con la ilusión de tener un hijo y formar una familia con su media naranja.

Poco a poco, han ido sabiendo que, incumpliendo normas y reglas, el músico ha sido donante cientos de veces no solo en una pequeña comunidad como los Países Bajos —donde los hijos corren el riesgo de enamorarse de sus hermanos— sino también en más de una decena de países, entre ellos México y Estados Unidos. ¿Nadie se enteró o a nadie le importó?

Hace varias décadas que llegó la democracia a esta España nuestra. Una democracia llena de miedos a que pueda convertirse en un régimen hegemónico de la izquierda o de la derecha. Miedo a ambos lados. Miedo a mediocres, sátrapas, burdéganos, pagafantas, tarambanas, chamanes y respetables hijos e hijas de la grandísima puta.

Miedo, sobre todo, a irresponsables salvadores de la patria.


Fuente: Resumen y fotografías de la prensa diaria.

5 comentarios:

Ramon Tejeiro dijo...

No te lo tomes tan a pecho, maestro... así es el mundo en el que nos ha tocado vivir; y no es tan malo. También están tus hijos, el sol amaneciendo tras las montaños y tus amigos felicitándote por tu cumpleaños - que no diré de cuantos -

Un fuerte abrazo y ¡felicidades!

Jorge dijo...

Una gran entrada, desmarcándote de posiciones establecidas y sólo a favor de la honestidad, el día de tu cumpleaños, que sintetiza el lugar donde te han llevado los años a tus espaldas.

Felicidades papi!

Unknown dijo...

plas, plas, plas , plas!!!

FG dijo...

Gracias a Ramón, que acierta en todo, a mi hijo Jorge, que valora mi vejez con generosidad, y al Unknown desconocido, bien conocido, que reconozco por el plas plas. Un abrazo grande como el mundo.

Guillermo dijo...

¡Feliz cumpleaños Félix!, y ¡arriba el ánimo! Lo de hoy es pasajero, el mundo siempre da sorpresas y así como después de la lluvia dale el arcoiris, después del dolor vendrán alegrías.